sábado, 27 de diciembre de 2008

Pero tú de qué vas

No tienes excusa. Crees que porque estés de vacaciones puedes levantarte a la una, deambular por la casa sin peinar, pasar todo el día en pijama, sentarte frente al ordenador e ignorar a tu madre mientras no para de trabajar haciendo todas las tareas de la casa. Te crees que la gente no se da cuenta de que has decidido pasar de usar sujetador y de depilarte el bigote. Y te crees que vas a aprobar el examen del 12 de enero porque la flor de tu culo no te fallará.

Eres muy ilusa, pero hay que reconocer que tienes suerte. Lo cierto es que algún día la vida te dará una torta que te dejará una marca en la cara para una buena temporada y una mueca de dolor y un sentimiento de estupidez que tardará en marcharse.

Pero no te cortes, mi ama, sabes que yo no puedo abandonarte y estaré allí para verlo, soportarlo y, lo mejor, para contarlo. No te cortes, que mientras la vida te sonría podrás seguir presumiendo de llevar esa flor en tu culo.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Carta de presentación.

El alma de tu sombra, que no la sombra de tu alma. Esa soy yo. La que te devuelve la mirada cuando estás frente al espejo. Tu imagen en el cristal y en los ojos del que miras. El rastro negro que te pisa los talones, que se estira y se contrae e imita tus movimientos con cierto aire de misterio. Soy tu sombra y tu reflejo, la única que te perseguirá vayas donde vayas, pises donde pises, duermas donde duermas. Y también cuando te mueras.

Camino a tu lado y te observo desde que eras niña. Sé bien cómo eres. Antes de que actúes, sé lo que harás porque yo te conozco como tu sombra que soy y, a veces, hasta me anticipo a ti, aunque tú no te des cuenta.

El diario de tu vida vista desde el ángulo de tu sombra... unas veces más agudo, otras más obtuso y muy pocas veces recto. Eso será lo que se escriba aquí.