miércoles, 18 de febrero de 2009

Suerte

Querida ama:

Te deseo mucha suerte para el examen de mañana. Sé que no has estudiado nada... lo sé. Sé lo que te traes entre manos... pues claro que lo sé. Pero te deseo suerte. A ti y a todas tus amigas (pero a ti más :P). Porque una Sombra siempre mira por su cuerpo, pegado siempre a ella. Y si ocurriera algo que pusiera en peligro tu seguridad, no te apures, yo estaré alerta, ojo avizor, hipervigilante, a la caza de una mínima mirada de desconfianza por parte de tú sabes quién. Y entonces te avisaré y, sin que tú sepas por qué, recibirás una señal que te hará cambiar de postura, carraspear un poquillo, coger ese boli mágico que pinta en blanco, agitarlo dos o tres veces cual varita mágica y, como quien no quiere la cosa, hacer como que borras algo y tapar con tus manos aquello que tanto ocultas... pero todo con la máxima naturalidad posible.

En fin querida ama, que lo dicho, y que no copies más después de mañana, que eso está muy feo y además no aprendes nada (creías que te librarías de la bronca?).

Un abrazo, clan bloggero-chuletero... ¬¬


Sombra.

lunes, 9 de febrero de 2009

¡Qué a gusto sería...!

¡Qué a gusto sería
sombra de tu cuerpo!
¡Todas las horas del día de cerca
te iría siguiendo!

Y mientras la noche
reinara en silencio,
toda la noche tu sombra estaría
pegada a tu cuerpo.

Y cuando la muerte
llegara a vencerlo,
sólo una sombra por siempre serían
tu sombra y tu cuerpo.

Augusto Ferrán.