lunes, 9 de marzo de 2009

Cosas

Las sombras están revueltas. ¿Será que llega la primavera? ¿Será que a todos les da por hablar del futuro? ¿Será que pega hacer planes porque está el tiempo bueno y no hay ganas de estudiar? Será, será. Lo cierto es que hoy una sombra amiga se me ha acercado y va y me dice "Oye, tú a qué academia te vas?" Y yo me quedo "Mmmm... no sé, a la que vaya mi ama". Respuesta absurda claro, luego las dos nos hemos partido el culo proyectadas sobre una de las columnas de la biblioteca y acto seguido hemos decidido cambiar de tema.
¿Alguna vez os habéis partido un hueso? Yo no, claro, no tengo (hoy estoy que me salgo, eehh, jajajaja). Os lo digo porque ahora estoy tratando de cerca temas que hablan de fracturas y reparaciones de las mismas (bueno, de eso más bien poco, aunque se supone que es de lo que va la asignatura, pero bueno) y me ha entrado curiosidad por ver a alguien que se acabe de partir un hueso. Aunque lo que de verdad me encantaría sería colocarle a alguien con una luxación de hombro la cabeza del húmero en su sitio según la maniobra de Kocher (nombre que me recuerda a Kreacher, el elfo de la casa de los Black) al más puro estilo de Jack en perdidos (que en su día se la colocó creo que a Charlie, no?). Qué emoción. Pongo al paciente en posición Carmina (y sedado, claro) y, con el brazo correspondiente pegado al cuerpo, se lo tracciono con ambas manos (sé que no está muy bien expresado...) y le desencajo la cabeza humeral. Luego con movimientos de flexión y extensión (hacia delante/atrás) voy llevando suavemente la cabeza a su sitio y después se lo llevo a aducción completa (pegaito al cuerpo) con una suave rotación externa para, finalmente hacer un último movimiento hacia el lado contrario. Y voilá!! Listo para corretear por ahí!! :) ¿Algún voluntario?