domingo, 29 de noviembre de 2009

Unos azotes (con amor)

Ha llegado la hora de que tu Sombra salga de su propia sombra y vuelva a manifestarse para darte una charlita merecida. Porque una vez más se te olvida. Se te olvida que te veo! Que conmigo no puedes escurrir el bulto, que estoy ahí, siguiendo tus movimientos (o la falta de estos), contemplando tu pasotismo y tu indiferencia hacia lo único que ahora debe preocuparte, tu única misión, tu único trabajo... maldición, los libros!
Entiendo que a veces te sientas pequeña y no te veas capaz, pero, ey!, mírame a mí, yo soy tú, mírame cuando el sol te alumbra por un lado y yo me hago tan grande por el otro que me escapo del alcance de tu mirada miope y trepo por las paredes pudiendo llegar hasta alturas vertiginosas.
Entiendo que te sientas sola, un poco triste por no saber cómo retomar la relación con una familia que ves cada vez más extraña, más lejana, más desde fuera y menos desde dentro. Amistades que se apagan o al menos se debilitan. Crees que no eres de aquí ni de allí, crees que nadie te comprende, sólo piensas en lo que te sobra y en lo que te falta, pero te olvidas de lo que tienes y abandonas tus deberes. Y créeme, por mucho que yo te entienda, nada excusa tu conducta. De qué sirve lamentarse y repetir Yo no era así! si no cambias, no haces nada!
Basta de lamentaciones, basta de hacer como que haces y realmente no hacer nada, porque, mi Ama, te recuerdo que hasta ahora todo ha ido bien... no la cagues a estas alturas, no seas tan infinitamente tonta. Ante el miedo y el agobio, crécete más que tu Sombra si no quieres que esta te coma y llene tu alma de la más profunda oscuridad...

... He dicho.

Y PD: recuerda que tienes una nueva vida a tu cargo, IMPORTANTE: ocúpate de que no muera.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Negra sombra

Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.

Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.

Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
i es o marmurio do río
i es a noite i es a aurora.

En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me dexarás ti nunca,
sombra que sempre me asombras.

Rosalía de Castro.