jueves, 31 de diciembre de 2009

Adiós 2009, hola 2010.

El dos mil nueve se acaba. Parecía que no llegarías nunca, dos mil diez... y ya estás ahí asomando, en blanco todavía, como una libreta nueva, un lienzo sin pintar, un cd virgen, un blog por estrenar. Es posible que mi ama, nada más inaugurarte, ya te plante un churretazo para empezar a decorarte. Son las secuelas del año que deja atrás, no te enfades, no seas duro, prometemos que tus días nos los tomaremos mucho más en serio. Sí, de verdad, hemos hecho un pacto. Ella trabaja y es buena y yo no me meto con ella. Así, su 2010 no estará lleno de sombras tenebrosas que enmascaren momentos buenos, sino de luz y color, de alegría y buen humor. Y si hay lágrimas, que sean de risa. Y si hay sombras... que sean amigas.

Sé que este año ha sido raro. El guía espiritual que iluminaba los pasos de mi ama, parece que se tomó unas vacaciones. Su fuerza de voluntad y su pequeño afán de superación... de vacaciones también. Incluso el espíritu fiestero desapareció algunas veces y hasta la llama del amor (propio?) se le debilitó por momentos. Todo esto dio paso a un bicho malo y feo que habita dentro de su ser, allá por los rincones más hondos y que, normalmente, está siempre dormido y atontado. Actualmente, con la gran ayuda de nuestro fiel e inseparable amigo el Ángel de la Guarda, quien sí que os puedo asegurar que, como yo, está curado de espanto y nunca, nunca, jamás se toma ni un solo día de descanso, hemos logrado reducirlo de nuevo a su estado de latencia. Por desgracia, después de haber comprobado objetivamente la existencia de este bicho espantoso, no podemos garantizar que no vuelva a aparecer... Es una pena, pero no hay marcha atrás. Sólo tú puedes ayudarnos, año dos mil diez. Estás en blanco, eres todo esperanza, sueños, ilusión... ¿Sabes cuánto hemos fantaseado contigo?

Desde este frío rincón de la red hago un brindis con todos vosotros, amigos de las sombras, amigos de mi Ama... Por que en este año que entra, las sombras nos quedemos todas encerradas en este triste y oscuro (pero acogedor para nosotras) cuarto solitario, contiguo al otro.


¡Salud!

Abrazos afectuosos. Sombra.

PD: ha sido mi primer cumpleblog y ni mi ama se ha acordado...